20°C
Buscar

Boletin 110Bis

Transcurre en tranquilidad Día de Muertos

Desde las primeras horas de este 2 de noviembre, los aguapretenses, además de visitantes de otras partes del estado y de Estados Unidos acudieron al Panteón Municipal para conmemorar el Día de Muertos.

La mañana regaló a los dolientes un clima fresco, lo que no fue impedimento para vendedores, ni para los visitantes el acudir para cumplir esta tradición mexicana.

Desde flores coloridas y algunas miradas nostálgicas de la gente que extraña a sus seres queridos, hasta niños felices disfrutando de la comida que los comerciantes ofrecían en el lugar, fue lo que se vio a lo largo del Día de Muertos en Agua Prieta.

Caña, elote, tostitos preparados, el famoso pan de muerto, champurrado y chocolate caliente, fueron sólo algunos de los productos que los visitantes al panteón pudieron degustar.

Pero la tradición no empezó el 2 de noviembre, pues varios ciudadanos fueron a entregar sus ofrendas desde el día de los Santos, el cual se dedica a las almas de los niños que se fueron antes de tiempo.

Y para la noche del Día de los Santos, algunos altares ya se podían ver en ciertas calles de Agua Prieta.

La tristeza no hizo falta en algunos corazones, pero la sensación de que el alma de sus muertos está en un lugar mejor, es lo que ayuda a que muchos aguapretenses asistan sin falta al panteón, en esta fecha.

Tranquilidad en el camposanto

El Policía Tercero, Joaquín Galindo Carpio, comentó que hasta el mediodía llegaron al panteón alrededor de 6 mil personas, las cuales no eran sólo locales, también acudió gente de distintas ciudades y hasta del vecino Douglas, Arizona.

”Normalmente todo es tranquilo, no ha habido nada grave, ningún lesionado, somos alrededor de 20 los elementos que estamos en el lugar, y pues estamos a la orden de la ciudadanía”, expresó el oficial.

La señora Alicia Marcial, quien proviene de Phoenix, Arizona, platicó que su llegada a Agua Prieta todos los años consiste en visitar las tumbas de su madre, padre y hermana, además de convivir con la familia que le sobrevive.

”El panteón está muy limpio, siempre que vengo está limpio, y cuando mis hermanas me sacan yo veo todo bien; primeramente visitar la tumba de mi madre, la tumba de mi hermana y la tumba de mi papá, estar unos días aquí, llegué el viernes y me retiro el martes, con el favor de Dios”, dijo.

La trabajadora en Casa Hogar del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia, Olga Durazo Valencia, mencionó que la afluencia al cementerio fue de mayor a menor a mayor a lo largo del día.

”La afluencia ha sido muy calmada, de menos a más, ahí va, nuestro trabajo es orientarlos cuando nos lo preguntan, y en primer lugar darles las gracias porque llegan en orden, que dejan que el guardia revise sus hieleras o baldes que traen”, explicó.

  • Publicado el 02 de Noviembre del 2015